s

Escuela de Psicoanálisis del Borda

Miembros
Hernando Albornoz
María Inés Alvarez Rubinos
Sergio Berkowsky
Marcelo Bertoni
Sandra Dapuente
Julieta Etchegaray
Mariana Fariña
Martín Fontenla
Juan José Gargaglione
José Grandinetti
Roberto Luaces
Marcelo Marsilla
Natalia Molinaro
Marina Pambukdjian
José Manuel Novoa
Alejandra Primi
Ana Rickert
Mara Tabarini
Mónica Tobia
Élida Vincentelli

-------------------------------------------------

Ver notas en prensa
Revista Psique
Revista El Sigma

Links a otras instituciones
Museo Sigmund Freud de Viena

Homenaje al
Doctor Enrique Pichon-Rivière

25* Aniversario
-------------------------------------------------

 

 

Estas palabras fueron pronunciadas por José Grandinetti, en ocasión de la Fundación de la Escuela de Psicoanálisis del Borda, en su carácter de Director fundador.

Palabras de apertura para una Escuela que pretende la apertura de la palabra.


Cómo decirles de este momento nuestro, -que en algún punto suponemos el vuestro-, sin hacer de las palabras, sentencia, descargo, promesa.
Contar la fundación de una Escuela, equivale a fundarla en el sitio de nuestra lengua y con el estatuto que se tenga de la palabra.
Habrá quienes funden Escuelas, como si fuesen templos, verdades auténticas, congeladas. Allí la palabra será momia, la tradición sagrada.
Hablar en esos casos, implica una suerte de liturgia del ser, que convierte en sacerdote a quien lo encara. En la casa del Amo se repite que quiere el Amo que se haga.
La seguridad supuesta por el que acuerda, su enajenación deseante, la pérdida de la singularidad del Estilo, es el precio que se paga al querer evitar el dolor de existir por Nada. Atención que no hemos dicho "para nada".
Claro que también se puede hacer de la palabra un síntoma destinado a evitarla, ese conocido saber del que no se quiere saber nada.
En esos lugares en que a las palabras se las lleva el viento, vuela fundamentalmente la consecuencia de ese volarse de las palabras, que es "La palabra".
Cuando decimos que el saber de ese discurso no tiene consecuencias de "Palabra" nos estamos refiriendo al acontecimiento que implica dirigirse a la verdad en el acto de nombrarla.
Tal vez el postmodernismo con su teoría central de simulacro pueda decir acerca del saber que en la institucionalización de ese discurso se juega.
Que el discurso de la histeria vaya mas allá del cuerpo hasta organizarse en instituciones, en nada podrá asombrarnos, ya que no es propiedad de la histeria, sino del discurso, que como todo discurso tiende a encarnarse. Dicho de otro modo: no hay discurso que no sea de hablante.
¿Cómo serán las Escuelas que el discurso histérico lleva adelante?
Las suponemos dedicadas a sostenerse como objeto de amor al Padre.
Pasemos a quien se considera clásicamente el discurso propio de la enseñaza.

En él la palabra tiene también valor de nostalgia y el saber que se imparte, la vulgarización propia de la falta de Estilo. No es tanto la extensión quien produce la vulgarización como lo es la falta de Estilo.
Si la formación analítica dependiese del discurso universitario, el analista sería el agente de un saber acerca de lo universal. Narcisismo, Edipo y Castración, resultarían solo términos a ilustrar.
Graciosamente significativo nos resulta en tanto analistas, un discurso que como castigo al supuesto no saber, aparta al aprendiz del conjunto, poniendo la marca de ese límite, de esa ignorancia en las orejas de aquel a quien critica de usarlas.
Nada de pensar que el ser mal alumno prepare a un buen analista. No hay contradicción en esto. Al analista no lo prepara el discurso universitario. Aunque éste haya pretendido encontrar un agente que desde el acopio de saber lo autorice.
No importa tanto saber desde donde se parte, como hacia donde uno se dirige.
Que el discurso analítico haya emergido también de la relación de Freud con la Universidad –esto puede leerse en las confesiones de su autobiografía- no debe tomarse más que como contingencia, cosa que no puede decirse del discurso de la histeria, que para el psicoanálisis fue en relación a sus orígenes, una necesidad.
Suponer que una Escuela pueda sostenerse más allá de la histeria, que leemos en tanto discurso, como el producto sintomático, que la verdad del Amo ocupa en la universidad, quiere decir que si bien no estamos fuera de la producción de esos discursos, no tenemos en nuestro horizonte la misma relación que esos discursos mantienen con la verdad.
Fue necesario que el discurso del Amo pasase por la Universidad para que el discurso de la histeria lo pudiese cuestionar.
Freud fue testigo -a partir de su encuentro con Charcot y su posterior elaboración con Breuer- de la asociación, vía sugestión-hipnosis, del discurso del Amo con el de la universidad.
La pretensión del discurso del Amo, en ser sujeto de la verdad, lleva a la duplicación infinita del sujeto del discurso del Amo, que se fabrica en cadena en la universidad.

Es frente a esta generalización, que pretende un mismo nombre para todos, que la histeria se rebela, construyendo un saber que le hace síntoma al saber del amo en la universidad. La parálisis y las cegueras no serán ya como la academia de medicina manda, sin por eso dejar de decir algo de verdad.
Una Escuela ordenada más allá de la histeria, querrá decir una Escuela que no haga de su Causa –en tanto freudiana- ocasión de un Ideal.
No se tratará de convencer a nadie ni de ser guardianes de la verdad.
Es esta, la nuestra, una relación que tiene al deseo del analista como aspiración ética y no como moral.
Que la formación del analista participe del mismo carácter de imposible con el que Freud definía el analizar, no nos exime de responsabilidad.
Que tanto en Freud como en Lacan no exista la "feliz" idea de progreso no es razón para que no se pueda avanzar. Si no se puede avanzar volando, bueno será renguear.
Es en virtud de este viaje, más allá de los principios que rigen nuestra historia, nuestra histeria o nuestro conocimiento –y en favor de nuestro deseo de analistas- que decidimos fundar una Escuela que tenga la experiencia analítica del Inconsciente y a la conceptualización del Psicoanálisis como objetivo ético de sus miembros.
No traicionar nuestro deseo de analistas será nuestra alegría, hacerlo, nuestro malestar.

José Grandinetti
5 de mayo de 1989

--------------------------------------------------------------------------------------------------

Estatuto de la Escuela de Psicoanálisis del Borda

Prefacio

El Estatuto de la Escuela de Psicoanálisis del Borda tiene por objetivo permitir que el funcionamiento de la misma responda a los criterios que signan la Enseñanza y la transmisión del Psicoanálisis. Dado que se trata de una Escuela de Psicoanálisis, en el “Marco” de una Institución Hospitalaria, resulta de máxima importancia aclarar que dicho Estatuto no deberá contraponerse a la legalidad Institucional. Puede ocurrir, eso sí, que la interpele (a la legalidad Institucional) o la interprete, sin renegar por eso de su carácter legal.
Darle a la Escuela de Psicoanálisis un estatuto, no quiere decir encorsetarla ni garantizar a ultranza su funcionamiento.
Se tratará más bien de posibilitar la Legalidad del Síntoma, por las vías de una política (política del Síntoma), que no deberá confundirse con la inhibición o con la angustia.

José Grandinetti.

 

Artículo  0
• Los siguientes artículos constituyen en su conjunto el Estatuto de la Escuela de Psicoanálisis del Borda.
• Este estatuto rige para todos los miembros sin excepción.

Artículo  1
De la nominación y sede
• Se constituye la Escuela de Psicoanálisis del Borda. 
• Sede: Centro de Investigaciones Psicológicas y Psicoanalíticas del Hospital  Interdisciplinario Psicoasistencial José T. Borda, sito en Ramón Carrillo 451 de la Ciudad Autónoma  de Buenos Aires.

Artículo  2
Del  fundamento
El fundamento ético (lógico) de la Escuela de Psicoanálisis del Borda es la experiencia del Inconsciente y la conceptualización del Psicoanálisis.

 Artículo  3
De la estructura de la Escuela

  • Director Honorario: José Grandinetti, fundador.
  • Comisión de Dirección
  • Miembros
  • De la Comisión de Dirección 

A1- Funciones

  • Dirigir el desarrollo de las actividades de la Escuela en correspondencia con los principios del Psicoanálisis, promoviendo su enseñanza y transmisión conforme a su ética.
  • Considerar:

a)- Las solicitudes de Ingreso a la Escuela.
b)- Las solicitudes de convocatoria a Asamblea Extraordinaria.
c)- La permanencia de los Miembros.

  • Convocar a Asamblea Extraordinaria cuando lo considere.

A 2- Cantidad de Miembros y período de trabajo
Estará integrada por 3 (tres) Miembros de la Escuela, quienes cumplirán con un período de trabajo de 3 (tres) años.

A 3- Postulación y modo de elección

  • Los candidatos, quienes deberán contar con al menos 3(tres) años (*) de antigüedad como Miembros, se propondrán mediante nota dirigida a la Escuela, para su publicación. En ella darán las razones de su postulación adjuntando la correspondiente currícula.
  • Serán elegidos por votación directa, nominal y secreta entre los candidatos que se propongan.
  • En caso que haya más de 3 (tres) Miembros postulantes y entre el tercero y los siguientes sacaran igual cantidad de votos se convocará a otra elección entre ellos hasta el desempate.

(*) Ver Libro de Actas, folio N°  31

Para actos eleccionarios:
* Los Miembros que hayan dado previo aviso de la imposibilidad de concurrir al acto eleccionario, podrán emitir su voto con anterioridad al mismo.
*La elección de la Comisión de Dirección es un derecho de todos los Miembros, razón por la cual, no participar del acto eleccionario deberá ser  comunicado  por escrito a la Escuela.

 B-De los Miembros de la Escuela

  • La solicitud de ingreso será efectuada por escrito, dando las razones de la misma.
  • El escrito estará dirigido a la Comisión de Dirección, quien cuenta con un plazo de 6 (seis) meses para su tratamiento y respuesta.

B1- Miembros: De las obligaciones y derechos
             Deberán:

  • Acordar con el Estatuto
  • Incluirse en alguna asociación de trabajo con otros analistas y presentar en las Jornadas de la Escuela un escrito que de cuenta del recorrido realizado.
  • Participar de las diferentes instancias que deriven del funcionamiento y programación de las actividades.
  • Participar en las Asambleas con voz y voto. (Ver art. 4)
  • Emitir su voto en la elección de la Comisión de Dirección

   Podrán:

  • Participar de las diferentes actividades de formación.
  • Representar a la Escuela en las diferentes actividades que ésta emprenda y/o cuando la situación lo requiera.
  • Proponer dispositivos de trabajo a la Comisión de Dirección
  • Proponerse para formar parte de la Comisión de Dirección
  • Solicitar la convocatoria a Asamblea Extraordinaria, mediante nota en la que conste:
  • Breve reseña de los motivos de la solicitud.
  • Orden del día a tratar.
  • La firma del 50% más uno (1) de los miembros.

Artículo  4
  De las Asambleas

     A- De la toma de decisiones

  • La toma de decisiones que conducirán los destinos de la Escuela estará a cargo de los Miembros constituidos en Asamblea.
  • Las propuestas y mociones tratadas en Asamblea, se considerarán resoluciones si son votadas por las dos terceras partes de los Miembros.

*La ausencia de un Miembro a 2 (dos)  Asambleas consecutivas- sean estas de carácter Ordinario o Extraordinario-, implicará la pérdida de su condición de Miembro.

      B- Del Quórum

  • La Asamblea se constituirá con el 50% más uno (1) de los Miembros.
  • Tolerancia:
    • La Asamblea comenzará a sesionar cuando se hayan cumplido 30 (treinta) minutos de  espera a partir del horario fijado en la convocatoria, siempre y cuando cuente con el quórum establecido.
    • Si a partir de la primera tolerancia, no se contara con el quórum establecido, se adicionarán treinta minutos más.
    •  Si a partir de la segunda tolerancia, no se contara con el quórum establecido se convocará a nueva Asamblea en forma consecutiva.
    • Si  la segunda Asamblea, no contara con el quórum establecido, - (ver a y b)- se convocará a una tercer Asamblea en forma consecutiva.
    • Si  la tercer  Asamblea, no contara con el quórum establecido, - (ver a y b)- sesionará con los Miembros presentes. 

Artículo 5

De las actividades de la Escuela de Psicoanálisis del Borda

  • Jornadas de la Escuela.
  • Seminarios y Cursos.
  • Cárteles, Talleres, Grupos de investigación temática.
  • Actividades de intercambio con otras instituciones y disciplinas.

 

www.epborda.com.ar | info@epborda.com.ar | Ramón Carrillo 375 C.A.B.A. | Mensajes: 4305-3915